¿Qué son los Derechos Humanos?

    Ya que se ha reconocido la diversidad de concepciones sobre los derechos humanos, hay que decir de entrada que todas tienen un punto de partida general: el valor de la dignidad que se reconoce al ser humano. Efectivamente, según René Cassin, coautor de la Declaración Universal de Derechos Humanos «La defensa y promoción de los derechos humanos abarca todas las dimensiones del quehacer humano al considerarlas a la luz de la dignidad humana».

 

¿Qué es, entonces, la dignidad humana en la que todos coinciden?

 

  Haciendo uso del diccionario encontramos que digno significa: «Que merece algo». Lo digno es equivalente a lo justo, lo recto, lo noble. De modo que por dignidad humana se debe entender a aquellas cosas que merecemos por ser «seres humanos» apegados a lo noble, lo justo y lo recto.

  Sin embargo, muchas son las interpretaciones de «lo merecido». Dependerá de la época histórica y de las posiciones filosóficas, religiosas e ideológicas de los pueblos. en este sentido, presentamos diferentes definiciones de derechos humanos.

  En un primer acercamiento, Rice cita una definición de los derechos humanos que intenta integrar los conceptos que incluye elementos de la corriente socialista y otras aspectos morales o éticos de los derechos humanos, porque los reconoce como necesidades inherentes, pero que se concretan en las leyes sobre la base de la dignidad humana.

Exigencias básicas del ser humano, en todos los tiempos, lugares y culturas que se van concretando en el curso histórico en derechos públicos subjetivos tanto individuales como sociales, que también tienen un punto en común al que todos se refieren, que es la necesidad de respetar la dignidad de la persona y de todos los valores que fluyen de esa dignidad que son básicamente, la libertad, la igualdad y la solidaridad.

  Sin duda, esta recopilación no es completa, ya que tanto en Venezuela como en América Latina van surgiendo desde la realidad una serie de definiciones que recogen la experiencia de estos últimos años, pero constituye un buen punto de partida, una primera aproximación al tema. Otra definición, construida desde la práctica cotidiana, que, en Latinoamericano, nos aproxima a nuestra realidad, sostiene que:

La noción de derechos humanos se corresponde con la afirmación de la dignidad de la persona frente al Estado. El poder público debe ejercerse al servicio del ser humano: no puede ser empleado lícitamente para ofender atributos inherentes a la persona y debe ser vehículo para que ella pueda vivir en sociedad en condiciones cónsonas con la misma dignidad que le es consustancial. La sociedad contemporánea reconoce que todo ser humano, por el hecho de serlo, tiene derechos frente al Estado, derechos que éste, o bien tiene el deber de respetar y garantizar o bien está llamada a organizar su acción a fin de satisfacer su plena realización. Estos derechos, atributos de toda persona e inherentes a si dignidad, que el Estado está en el deber de respetar, garantizar o satisfacer son los que hoy conocemos como derechos humanos.

Finalmente, nos encontramos con la concepción de Héctor Faúndez, quien afirma que:

Los derechos humanos puede definirse como las prerrogativas que, conforme al Derecho Internacional, tiene todo individuo frente a los órganos del poder para preservar su dignidad como ser humano, y cuya función es excluir la interferencia del Estado en áreas específicas de la vida individual. o asegurar la prestación de determinados servicios por parte del Estado, para satisfacer sus necesidades básicas, y que reflejan las exigencias fundamentales que cada ser humano pueda formular a la sociedad de que forma parte

  Como vemos, definir los derechos humanos es tan complejo como tratar de definir al ser humano; las definiciones pueden hacer éndasis en lo jurídico, lo ético, lo político, lo filosófico, lo antropológico, lo religioso, etc., y siempre serán incompletas porque tratan de recoger en pocas palabras la riqueza del hecho mismo de la persona. Aun así, es necesario intentar una definición con la cual nos sintamos cómodos e identificados.

  Te invitamos a sumarte al debate y al trabajo por los derechos humanos, que seguramente enriquecerá en el futuro su definición y contribuirá a que se conviertan en realidad.

You might also like