Funcionarios policiales recurren a las detenciones arbitrarias en medio de la cuarentena

El director institucional de la Fundación de los Derechos Humanos en el oriente de Venezuela, Alcides Magallanes, denunció que la persecución marcada en marzo por organismos de seguridad en el estado Monagas, forma parte de otra política de persecución

Durante el mes de marzo diversos representantes gremiales y trabajadores del estado Monagas hicieron un nuevo llamamiento de emergencia al Ejecutivo Nacional respecto a las decadentes condiciones existentes en el sistema de salud en Venezuela, situación de la que no escapa el hospital Manuel Núñez Tovar en Maturín.

El director institucional de la Fundación de los Derechos Humanos en el oriente del país, Alcides Magallanes, manifestó que estas acciones fueron con el objetivo de que sea aplicado un plan efectivo y condiciones de trabajo adecuadas para enfrentar la emergencia sanitaria y actual pandemia COVID-19

«La denuncia de los trabajadores derivó a la persecución por parte del Comando Nacional Antiextorsión y Secuestro (Conas) de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) en contra de la enfermera Maglys Mendoza, educadores y otros trabajadores en la entidad», informó Magallanes.

A su juicio, el protocolo de prevención que deben ejercer las autoridades ante el denominado coronavirus, no debe ser arbitrario ni discriminatorio en su aplicación, además tiene que incluir el respeto a la dignidad humana.

«Las acciones no cesaban, ya que los funcionarios ingresaron a la vivienda de Mendoza, quiénes al no encontrarla en el sitio, detuvieron a su nieta y a una amiga de la nieta de la dirigente, ambas menores de edad. De esta manera, los funcionarios policiales recurren a las detenciones arbitrarias en medio de la cuarentena», señaló el también activista de los derechos humanos. Instó a la comunidad en general a visibilizar los atropellos de los cuales han sido objeto por parte de los uniformados.

You might also like