Detenida y neonato siguen internadosen sede de Polianzoategui en Cantaura

Tribunal no le ha dado respuesta sobre medida de apostamiento policial para la privada de libertad y su recién nacido

Hasta la tarde de este viernes, Joselín Bejarano y su hijo recién nacido continuaban internados en la sede de la Policía del estado Anzoátegui (Polianzoategui) de la ciudad de Cantaura, municipio Freites.

El director institucional de la Fundación de los Derechos Humanos Anzoátegui (FDDHHANZ), Alcides Magallanes, denunció que desde el 26 de mayo la detenida y el neonato fueron devueltos a los calabozos pese a la solicitud de apostamiento policial realizada por la defensa y por la Organización No Gubernamental (ONG).

“Bejarano fue atendida por el Plan Cayapa en la ciudad de Anaco el 1 de junio y aseguraron que la boleta de apostamiento la emitirían el jueves, sin embargo, ella y el bebé siguen recluidos en Polianzoategui Freites. Tampoco le han dado respuesta en el tribunal que cursa la causa ya que aparentemente la defensa no ha introducido dicha solicitud. El caso fue comprobado por la Fiscalía Penitenciaria”, afirmó.

A juicio de Magallanes, mientras pasan los días, tanto la madre como el recién nacido empeoran su vulnerabilidad ante la falta de condiciones de higiene del sitio de reclusión y las dificultades que presenta la mujer durante el posparto por cesárea.

El defensor de los derechos humanos ratificará la denuncia ante la la oficina de los representantes de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos de las Naciones Unidas en la ciudad de caracas.

“Solicitaremos recursos de amparo constitucional para la madre y acción de protección para el neonato, así como una acción urgente a nivel mundial a través de Amnistía Internacional”, destacó.

También podría gustarte