Aumento de hacinamiento multiplica casos de reclusos con problemas de salud

Fundación de los Derechos Humanos del estado Anzoátegui denuncia que familiares señalan de negligentes a cuerpos policiales

Aumenta el deterioro de la salud de los privados de libertad en el estado Anzoátegui debido al hacinamiento que se ha multiplicado durante la cuarentena por Covid 19.

Así lo dio a conocer Alcides Magallanes, director institucional de la Fundación de los Derechos Humanos (FDDHHANZ) con extensión en Sucre, Monagas y Nueva Esparta), quien señaló que esta situación ha llegado acabar con la vida de muchos internos.

Mencionó que mediante denuncias de familiares se ha corroborado que algunos privados de libertad han presentado síntomas del coronavirus, presuntamente tuberculosis y otras enfermedades contagiosa.

La enfermera Oleidys Álvarez acusó de negligentes a los funcionarios de la Policía Municipal de Bolivar (Polibolívar) con respecto a la salud de su hermano, quien está preso en el centro preventivo ubicado en el sector Las Casitas, de Barcelona.

«Se llama Álvaro Álvarez y tiene casi un mes enfermo. Solo recibió consulta el 19 de septiembre y le exigen una radiografía para ser recetado. Los funcionarios alegan que no hay gasolina para trasladarlo, pero son los primeros que se abastecen en las estaciones de servicio», manifestó.

Álvarez aseguró que acudió a la Defensoría del Pueblo con la finalidad de solicitar la medida humanitaria, sin embargo, los funcionarios insisten en requieren de combustible para movilizar al personal de Salud Pública.

«La Constitución Nacional establece el derecho a la salud y se lo están vulnerando a mi hermano. Temo que él muera ahí. Lamentablemente a nadie le va a doler».

De acuerdo con el representante de la Organización No Gubernamental (ONG), los privados de libertad del Centro de Coordinación Policial del Cuerpo de Investigación Penales, Científicas y Criminalísticas (Cicpc), ubicada en Puerto La Cruz, tuvieron los ánimos caldeados cuando uno de los internos murió al no recibir atención médica en la Clínica Municipal Nazareth.

«Golpearon las paredes y rejas en protesta de la muerte de un imputado. Se logró controlar y solo pidieron la presencia del fiscal décimo en materia penitenciario, quien se presentó posteriormente», señaló.

You might also like