A dos años de la ejecución extrajudicial de Oscar Pérez

El 15 de enero de 2018 quedó registrada, según diversas organizaciones, como una fecha en la que Nicolás Maduro dejó claro su nivel de violación de los derechos humanos con el asesinato de Oscar Pérez, un ex funcionario de la policía científica que se rebeló en contra del gobierno. 

Ese día, alrededor de 500 integrantes de los cuerpos de seguridad del Estado tomaron los alrededores de una quinta ubicada en la urbanización El Araguaney, en el kilómetro 16 de El Junquito. El régimen había activado la Operación Gedeón, que tenía como objetivo liquidar a un grupo que calificó como terrorista.

Uno de los aspectos que marcó la ejecución fue que el ex policía difundió a través de las redes sociales los intentos fallidos de negociación y los intensos ataques por parte de los agentes del régimen. También participaron en la operación colectivos.

Pérez y otros 6 miembros de su movimiento fueron eliminados y otros 8 integrantes detenidos. 2 policías murieron en el operativo, que duró 10 horas.

La entrega del cadáver estuvo llena de irregularidades. Los familiares de Pérez solo pudieron ver el cuerpo cuando lo ingresaron a la morgue de Bello Monte para su identificación. Todos los cuerpos fueron entregados al día siguiente de la masacre. Sin embargo, el procedimiento no fue el mismo para el ex inspector.

You might also like